Toponimia

Del pueblo
El término Fontanars proviene de “Fontanals”, una de las cuatro partidas en que se dividían los Alforines de Ontinyent, aquella en la cual se sitúa el casco urbano de Fontanars. Fontanals, a su vez, proviene seguramente de fuente, en relación a la abundancia de nacimientos de agua al territorio. Por su parte, el término “Alforins” proviene del árabe al-hurï (granero o depósito de grano), nombre que da fe de la intensidad de la explotación agraria en esta zona, tradicionalmente dedicada al cultivo del cereal.

La primera mención al término “Alforins” es del 1256, en el documento por el cual Jaume I hacía entrega de estas tierras a los habitantes de la villa de Ontinyent. En la documentación aparece tanto en plural (Els Alforins), como en singular (L’Alforí). El término Fontanars es muy posterior y no empezó a generalizarse hasta los siglos XVII y XVIII.

Cuando en agosto de 1927 se creó el nuevo municipio, este recibió el nombre castellanizado de Fontanares. Finalmente, el 1992 se cambió su nombre por el actual de Fontanars dels Alforins, que une el nombre popular y el nombre histórico.

 
De los habitantes
Los habitantes de Fontanars dels Alforins han recibido dos gentilicios a lo largo de su historia: Alforinenses o fontanerenses. Estos dos gentilicios han ido ligados a los diferentes nombres que ha tenido el municipio desde su fundación. Actualmente y de manera oficial el gentilicio adoptado es el de alforiners / alforineres.

Desde la fundación en 1927 de la localidad, el nombre adoptado fue el de Fontanares, pero el gentilicio no quedaba claro. Ante la duda, el 1974, el Sr. D. Ismael Francés Micó entonces el alcalde del municipio decidió aclarar el asunto acudiendo a la Real Academia Española, entonces llamada Real Academia de la Lengua. La cosa quedó recogida de manera pública por el Secretario y Cronista Oficial de la población, Enrique Tortosa *Domenech, en el libro de fiestas patronales de 1975 con la publicación del texto de dos cartas que formarán parte de un expediente instruido por el Ayuntamiento. La segunda carta dice así:
“Madrid, 10 de mayo de 1974. Sr. D. Ismael Francés Micó. Alcalde y Jefe Local de FONTANARES (Valencia). Muy Sr. mío: Efectivamente, el término fontanero es inadecuado para nombrar a los habitantes de Fontanares; solo podría oírse como eufemismo o broma, pero nunca representaría un gentilicio. Lo mismo ocurre con fontanos, aunque podría aceptarse si existiera una tradición local que lo apoyara. Sin embargo, en español lo normal seria fontanarenses o fontanareños, con el sufijo significativo y usual del idioma. La falta de testimonios que acrediten su uso me impide, no obstante, decirle a Vd. algo más positivo.

Firmado: Alonso Zamora Vicente. Secretario perpetuo de la Real Academia Española de la Lengua.”
Es por lo tanto que el Ayuntamiento, en sesión del día 27 de mayo de 1974, acordó por unanimidad aceptar y aprobar que los hijos de Fontanars se reconozcan como FONTANARENSES. Pero esta nomenclatura parece que no se adecuaba con las exigencias históricas del lugar,Els Alforins.

Agustí Ribera reflexiona mes adelante sobre el tema en una publicación del libro de fiestas patronales de 1982:
“La polémica sobre el nombre verdadero que reciben estas tierras, ha sido vigente durante mucho tiempo puesto que han recibido diferentes nombres en su historia que verdaderamente son dos: Els Alforins y Fontanars. Los otros son traducciones al castellano: Alhorines o el Alforí y Fontanars o Alhorín.”
L’Alforí es un topónimo árabe, -Al-borï-, que significa “depósito de grano”; se supone que la zona se conocía durante toda la época musulmana con este nombre, supuestamente por la fertilidad de sus tierras. A partir del siglo XIII, con la reconquista por la Corona Catalano-Aragonesa, el *topónim pervive y se *encontra ya muy documentado. A lo largo del últimos 800 años, el nombre con el que se han conocido estas tierras es Els Alforins o simplemente l’Alforí. Así se demuestra en la conocida obra de Cavanilles, publicada en 1797 y hablante de la Vall d’Albaida, puesto que todas las referencias que hace de estas tierras, las hace con el topónimo de los *Alforins. Este topónimo de tanta tradición desaparece el 1927, con la segregación de Ontinyent y queda suplantado por el de Fontanares. También es importando el nombre de Fontanares, puesto que proviene del nombre que tenía una partida de las tantas que había en el término – Fontanals-, por lo tanto Fontanares se una evolución del nombre de esta partida. El que se quería hacer en esas fechas era normalizar el nombre de la población y hacerlo oficial correctamente en la lengua que todos nosotros hablamos, el valenciano. De todos modos, el que está claro es que el gentilicio de nuestra población continuará siendo “*alforinencs”.

Se tuvo que esperar hasta el 16 de mayo de 1986 para que el Ayuntamiento aprobara el cambio de nombre de la población pasando a ser de Fontanares a Fontanars dels Alforins.

Esta decissiómse vio dotada de apoyo científico con el informe que realizó  Miquel Francés Domènech bajo el título “Informe sobre el nombre y la bandera de Fontanars”. Este trámite se elevó a los organismos oficiales de la Generalitat, y no fue hasta el año 1992 cuando finalmente quedó cambiado de manera oficial y a todos los efectos el nombre de la población. A partir de esa fecha el gentilicio adoptado para los hijos de Fontanars dels Alforins fue el de Alforiners.

Damian Segura Alcaraz